El Buen Samaritano

fondazione-buonsamaritano.jpg

El Buen Samaritano

 

La Fundación “El Buen Samaritano” fue instituida por San Juan Pablo II el 12 de septiembre de 2004, acogiendo la propuesta del entonces Pontificio Consejo para los Agentes Sanitarios, de promover una Fundación que trabaja en la ayuda a las personas en lucha contra enfermedades como el SIDA, la malaria, la tuberculosis, sobre todo en África.

 

El objetivo de la Fundación es apoyar económicamente a los enfermos más necesitados, especialmente a los pacientes con SIDA. Por esta razón, desde su constitución, la Fundación ha prestado asistencia a cientos de miles de personas en diferentes continentes, dando apoyo económico para la realización de proyectos de diferente naturaleza, principalmente en los sectores de la atención médica, y donando medicamentos, dispositivos médicos, equipos y productos alimenticios. Las prioridades de la Fundación son: favorecer un mayor conocimiento del virus del SIDA, los métodos de contagio y de prevención, para obstaculizar la transmisión “vertical” de madre a hijo, y permitir el acceso, a todos los pacientes, a los cuidados y a los tratamientos que consisten en el uso de medicamentos antirretrovirales.

 

La Fundación, encomendada hoy día al Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, se rige por su propio Consejo de Administración en virtud de las normas del Estatuto.

 

Consulta la nota de prensa de la institución de la Fundación.