Semana Mundial del Agua en Estocolmo: la participación del Dicasterio

Desde la capital sueca se hace un llamado a una mayor atención al agua potable y al saneamiento en las zonas más pobres.

Semana Mundial del Agua en Estocolmo: la participación del Dicasterio

El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral participó en la Semana Mundial del Agua que se lleva a cabo como de costumbre a fines de agosto en Estocolmo. El evento está organizado por el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo. Participaron la comunidad de expertos cuyo trabajo se refiere al agua: agencias gubernamentales dedicadas a la cooperación al desarrollo, universidades, sectores empresariales y financieros, asociaciones, organizaciones de la red de la ONU.

La edición de 2019 reunió a unas 3.900 personas del 25 al 30 de agosto, en el estadio Tele2Arena de Estocolmo. El tema general fue "Agua para la sociedad: la inclusión de todos" (Agua para la sociedad: incluidos todos). Entre los temas abordados en más de 270 sesiones de trabajo o mini conferencias: la recopilación, el análisis y el intercambio de datos relacionados con la situación de aquellos que tienen o no acceso a agua potable e instalaciones sanitarias; esfuerzos diplomáticos (negociaciones regionales o mecanismos de coordinación) para contribuir a la paz a partir de la gestión y el intercambio del agua; el suministro de agua y saneamiento a las poblaciones más pobres, aisladas o marginadas; gestión sostenible del agua y lucha contra la corrupción, desde el nivel nacional hasta el local; el logro de los Objetivos de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible (ODS); educación y la posibilidad de cambiar el comportamiento incorrecto de las personas en términos de desperdicio de agua o falta de higiene; La realización del derecho humano al agua potable y al saneamiento.

La situación de los baños en las zonas más pobres y / o entre las poblaciones obligadas a migrar es realmente muy preocupante. Las Naciones Unidas han estimado que alrededor de 2 mil millones de personas no tienen acceso a saneamiento básico (letrinas, inodoros). Una cifra que corresponde a los aproximadamente 2 mil millones de personas que están disponibles para beber fuentes de agua contaminada de una manera más o menos grave. Numerosas organizaciones católicas están trabajando hacia el acceso al agua y al saneamiento para las poblaciones más necesitadas, donde la intervención del gobierno es más escasa. Una intervención concreta requeriría, además de las meras infraestructuras y su mantenimiento, incluso controles periódicos para aplicar los protocolos de salud y una conciencia especial para los empleados y los beneficiarios de las propias infraestructuras.

El Dicasterio pronto formará parte de la iniciativa representada por el Oficial Tebaldo Vinciguerra, quien en el pasado ya formó parte de delegaciones de la Santa Sede con motivo de cumbres internacionales dedicadas al tema del agua. El Dr. Vinciguerra, en particular, junto con representantes de la Iglesia de Suecia, el Consejo Mundial de Iglesias, numerosas organizaciones cristianas y otras religiones, así como agencias gubernamentales y fondos de inversión, participaron como oradores en la sesión "Agua y Fe: movilizar a los actores religiosos locales para alcanzar el sexto ODS ”(Agua y fe: Movilizar a los actores religiosos locales para lograr el ODS 6).

El Dicasterio lleva mucho tiempo comprometido con el tema del agua. Recientemente, la visita del prefecto, el cardenal Peter Turkson, tuvo lugar en la República Democrática del Congo, un área recientemente afectada por el ébola (una enfermedad también relacionada con la falta de higiene); una declaración acompañó la publicación del Mensaje del Santo Padre para el Día Mundial del Agua 2019; y el 8 de noviembre de 2018 se celebró en la Pontificia Universidad Urbaniana la Conferencia "La gestión de un bien común: acceso al agua potable para todos".

 

(Galería de fotos con la colaboración de @Johannes Frandsen / WCC).

06 septiembre 2019