Fratelli tutti

La encíclica del Papa Francisco sobre la fraternidad y la amistad social

Todos estamos involucrados en la construcción 

de un mundo mejor 

 

El Papa Francisco, al presentar al mundo la nueva encíclica, el domingo 4 de octubre de 2020, dijo: "La ofrecí a Dios en la tumba de San Francisco, de quien me inspiré, como en el anterior Laudato sí. Los signos de los tiempos muestran claramente que la fraternidad humana y el cuidado de la creación constituyen el único camino hacia el desarrollo integral y la paz, ya indicado por los Santos Papas Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II".

 

 

La encíclica en breve

Las sombras del mundo cerrado (Cap. 1) se expanden sobre el mundo, dejan heridos al lado del camino, que son puestos fuera, desechados. Las sombras hunden a la humanidad en confusión, soledad y vacío. Encontramos un extraño en el camino (Cap. 2), herido. Ante esta realidad hay dos actitudes: seguir de largo o detenerse; incluirlo o excluirlo definirá el tipo de persona o proyecto político, social y religioso que somos.

Dios es amor universal, y en tanto ser parte de ese amor y compartirlo estamos llamados a la fraternidad universal, que es apertura. No hay “otros” ni “ellos”, sólo hay “nosotros”. Queremos con Dios y en Dios un mundo abierto (Cap. 3) (sin muros, sin fronteras, sin excluidos, sin extraños), y para ello tenemos y queremos un corazón abierto (Cap. 4). Vivimos una amistad social, buscamos un bien moral, una ética social porque nos sabemos parte de una fraternidad universal. Somos llamados al encuentro, la solidaridad y la gratuidad.

Para un mundo abierto con el corazón abierto, hay que hacer la mejor política (Cap. 5). Política para el bien común y universal, política para y con el pueblo, es decir, popular, con caridad social que busca la dignidad humana y es ejecutada por hombres y mujeres con amor político que integran la economía a un proyecto social, cultural y popular.

Saber dialogar es el camino para abrir el mundo y construir la amistad social (Cap. 6);  es la base para una mejor política. El diálogo respeta, consensua y busca la verdad; el diálogo da lugar a la cultura del encuentro, es decir, el encuentro se vuelve estilo de vida, pasión y deseo. Quien dialoga es amable, reconoce y respeta al otro.

Pero no basta con esto: tenemos que enfrentar la realidad de las heridas del desencuentro y establecer y recorrer, en su lugar, caminos de reencuentro. (Cap. 7). Hay que curar las heridas y restablecer la paz; necesitamos audacia y partir desde la verdad, partir desde el reconocimiento de la verdad histórica, compañera inseparable de la justicia y la misericordia, que es indispensable para encaminarse al perdón y la paz. Perdonar no es olvidar; el conflicto en el camino hacia la paz es inevitable, pero no por ello es aceptable la violencia. Por ello la guerra es un recurso inaceptable y la pena de muerte una practica que erradicar.

Las distintas religiones del mundo reconocen al ser humano como creatura de Dios, en tanto criaturas en relación de fraternidad. Las religiones están llamadas al servicio de la fraternidad en el mundo (Cap. 8). Desde la apertura al Padre de todos reconocemos nuestra condición universal de hermanos. Para los cristianos, el manantial de dignidad humana y de fraternidad está en el Evangelio de Jesucristo: de ahí surgen nuestras acciones y compromisos. Este camino de fraternidad tiene para nosotros también una Madre llamada María.

Ante los heridos por las sombras de un mundo cerrado, que yacen al lado del camino, el Papa Francisco nos llama hacer nuestro y operar el deseo mundial de fraternidad, que parte de reconocer que somos Fratelli tutti, hermanas y hermanos todos.

"San Francisco, que se sentía hermano del sol, del mar y del viento, se sabía todavía más unido a los que eran de su propia carne. Sembró paz por todas partes y caminó cerca de los pobres, de los abandonados, de los enfermos, de los descartados, de los últimos."

Francisco, Fratelli tutti, n. 2
ES-infografica-preview-ES.jpg ES-infografica-preview-ES.jpg
fratelli-tutti-immagine-2.png fratelli-tutti-immagine-2.png

 

“Nadie se salva solo”

Los signos de los tiempos muestran claramente que la fraternidad humana y el cuidado de la creación constituyen el único camino hacia el desarrollo integral y la paz.

Noticias

30 marzo 2021

Presentación del Documento "Orientaciones Pastorales sobre Desplazados Climáticos"

22 marzo 2021

Mejora de condiciones WASH en centros sanitarios católicos

19 febrero 2021

Pandemia: un webinar de la Comisión Vaticana Covid-19 con el Cuerpo Diplomático ante la Santa Sede

09 febrero 2021

Presentación del texto "La vejez: nuestro futuro"

05 febrero 2021

Nadie debe quedarse atrás

04 febrero 2021

El Papa, el Gran Iman de El Cairo y el Día Internacional de la Fraternidad Humana

04 febrero 2021

Ya está disponible el Informe Anual de la Comisión Vaticana Covid-19

22 diciembre 2020

Vacuna: la nota de la Comisión Vaticana COVID-19 y la Academia Pontificia para la Vida

01 diciembre 2020

Nuevo sitio web dedicado A Fratelli tutti

20 noviembre 2020

Mensaje para la Jornada Mundial de la Pesca 2020

05 noviembre 2020

CELAM. FRATELLI TUTTI: nuevos caminos de humanización de la vida, de fraternidad y amistad social

21 octubre 2020

Encuentro de Movimientos Populares con el Vaticano

08 octubre 2020

ENCÍCLICA Fratelli Tutti, sobre la fraternidad y la amistad social