Sor Alessandra Smerilli, nombrada Subsecretaria del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

Sor Alessandra Smerilli, nombrada Subsecretaria del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

El Papa Francisco ha nombrado a la hermana Alessandra Smerilli, subsecretaria del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. La hermana Smerilli nacida en Vasto (Chieti, Italia) en 1974, ya trabajaba en el Dicasterio y en la Comisión vaticana COVID-19  como Coordinadora del grupo de trabajo de Economía.

El Cardenal Prefecto y todo el Dicasterio le expresan sus felicitaciones y los mejores deseos para lograr un fructífero trabajo conjunto al servicio de la Iglesia universal y de la humanidad.

 

La hermana Smerilli ha afirmado: "Estoy verdaderamente agradecida al Santo Padre por este inesperado nombramiento, que llena mi corazón de alegría y de temor al mismo tiempo, por la difícil tarea que me tocará desempeñar. Le agradezco la confianza que ha depositado en mí y rezo para que pueda honrarla con un servicio constante de obediencia y fidelidad a Cristo, al Papa y a toda la Iglesia. Agradezco también de modo especial al cardenal Peter K.A. Turkson, Prefecto del Dicasterio.

Mi corazón y mi mente se dirigen hoy a San Juan Bosco, y a la Familia Salesiana. Nunca olvidaré cuando la vocación a la vida religiosa se abrió camino hacia mí. Mi familia estuvo a mi lado y me apoyó con esa discreción que sólo los padres enamorados de sus hijos saben dar. A mi madre y a mi padre les envío todo el cariño posible en estos momentos.

Hasta ahora he seguido un curso de profundización académica, en Italia y en el extranjero, por lo que no puedo dejar de agradecer a los profesores que me han apoyado, gracias a los cuales ese curso quizás no habría sido posible, y en particular a la Facultad Pontificia de Ciencias de la Educación "Auxilium", que me ha dado la oportunidad de enseñar y de hacer de mi pasión mi objeto de estudio, permaneciendo en contacto con los alumnos en una relación que me ha enriquecido y que, espero, no se interrumpa.

Ahora me esforzaré por poner mi experiencia en el campo de la economía y de la Doctrina Social de la Iglesia al servicio cada vez más concreto de la misión de la Iglesia y de la Santa Sede. Atravesamos tiempos de gran prueba, en los que se cuestionan los valores en los que siempre se ha fundado la humanidad; en los que las personas y las familias sufren una devastadora crisis social, política, antropológica y cultural que la pandemia del COVID-19 ha contribuido a agravar; en los que los puntos de referencia se tambalean y estamos llamados a redescubrir, cada día y en nuestra propia experiencia, lo que verdaderamente sostiene nuestra existencia. Tuve el privilegio, hace aproximadamente un año, de ser llamado a formar parte de la Comisión Vaticana COVID-19, deseada por el Papa Francisco: gracias al trabajo dentro de esta Comisión, con la ayuda de los Superiores del Dicasterio, de muchos colegas, expertos, académicos y colaboradores externos, creyentes y no creyentes, estamos tocando con nuestras propias manos lo mucho que la humanidad se siente herida y necesita respuestas concretas y amor para recuperarse. No podemos volver al viejo mundo, tenemos que preparar bien el futuro.

Desde mi llegada al Dicasterio para el Servicio del Desarrollo del Desarrollo Humano Integral he encontrado inmediatamente una cálida acogida y mucha amistad. Mi contribución como Subsecretario tratará de ser una contribución a la gente, a sus necesidades, en particular a los que más sufren la pobreza, tanto material como espiritual. Quiero tratar de caminar siempre, junto con todo el personal del Dicasterio y los que encontremos en nuestro camino, con la alegría del Evangelio, porque como decía Don Bosco 'la alegría es la criatura más bella que sale de las manos de Dios después del amor'. Sin olvidar que la alegría salesiana se ha convertido también en un servicio a los jóvenes en su vida educativa y laboral”.

24 marzo 2021